Telangiectasias (Arañitas)

Hablar de telangiectasias en esta era de la flebologia moderna, crea muchas expectativas en la mujer por encontrar un método ideal para dar solución a este problema.

En la consulta diaria las mujeres expresan sus distintos estados psiquicos, ansiedad, inhibición, disminución de su autoestima, porque no desean mostrar sus piernas con telangiectasias.

Veremos si en el desarrollo de este pequeño comentario podemos acercar algunas soluciones. La palabra telangiectasias deriva del griego telangiom, que significa araña. Por este motivo, también se lo conoce como arañitas; afectando predominantemente a la mujer. El hombre también lo padece pero en menor proporción, conforma el 65 al 75 % de la consulta flebológica, no teniendo relación con patologías capaces de producir alteraciones hemodinámicas ni funcionales.

De una manera más simplista, podemos decir que son estructuras vasculares dilatadas, de calibre 0.1 a 1 mm que se localizan con mayor frecuencia en los miembros inferiores, adoptando distintas morfologías, topografía y coloración.

Con respecto a su etiopatogenia, debemos aclarar que actúan diferentes factores en forma directa o indirecta, que tarde o temprano pueden desencadenar telangiectasias, como: fragilidad parietal, hipertensión venosa, enfermedad del colágeno, envejecimiento, liberación de quininas tisulares, celulitis, traumatismo local o inflamatorio, etc.

Con respecto a su tratamiento, debemos decir que hoy existen diversos métodos capaces de dar solución a este problema; donde el flebólogo, según su conocimiento y experiencia, elegirá el mejor método para el tratamiento de esta afección. Pero no debemos olvidar que su consulta precoz es la mejor herramienta para prevenir y evitar futuras complicaciones.